Es muy probable que la mayoría de las personas contesten a la pregunta que acabo de hacer con un rotundo y categórico ¡Sí! Pues es lo que muchos opinan, que ahora el espíritu de la Navidad es sólo recibir regalos o dar para recibir.

Pero, ¿cuál es ese propósito que se ha perdido? La respuesta sin embargo a esta interrogante que hemos planteado, es desconocida para muchas personas y confundidas con otro.

Ese próposito es nada más ni nada menos que: ¡festejar el solsticio de invierno! (o verano dependiendo del hemisferio). Si creía usted que hablábamos del nacimiento de Jesucristo, estaba muy, pero muy y absolutamente equivocado.

Si no fuera porque hace casi 2.000 años, Constantino quería unificar el imperio y para ello se convirtió al cristianismo (ya apóstata para ese tiempo), no hubiera cambiado el motivo de su celebración favorita y nadie hubiera elegido arbitrariamente el 25 de Diciembre como fecha del cumpleaños de Jesús, y seguramente hoy ocurriría una de las siguientes opciones:

1. Nadie festejaría Navidad o algo parecido.

2. Festejarían el solsticio.

 

¡Feliz fin de año!

.:Mangii:.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *