Mi celular viejo

Pareciera que nuestro mundo girara alrededor de las redes sociales, han tomado tanta importancia que los noticieros hablan sobre lo que en ellas se dice, son noticias en los portales de Internet, los programas de televisión los utilizan, las conversaciones cotidianas se basan en lo que en las redes sociales vimos, nos enteramos de noticias del mundo y de gente que apenas recordábamos gracias a éstas. ¡Pero por Dios que no lo es todo!

Internet: un pequeño refugio de nuestra realidad hasta ser un medio de enajenación; sea como sea, nos la pasamos muchas horas al día metidos aquí y página y página que visitamos tiene botones de Facebook, Twitter o Google+, puedes comentar con tus cuentas y compartir lo que has visto… ¡Compartir! Una palabra que se ha degradado tanto como “amigos” o “social”. Cuando niño tus padres te sugerían compartir tus juguetes o tus dulces con otro niño o de grande compartir tus bienes o tu tiempo para el beneficio de otros, pero hoy en día compartir significa que todo el mundo sepa qué estás haciendo, dónde estás, qué comes, qué vistes, qué compraste, cómo está tu ánimo, lo que piensas, lo que sientes, todas tus fotos en el espejo frente al inodoro, tus vídeos tomados con el celular, las miles de fotos de tu hijo recién nacido… en fin, cosas que nadie necesita saber pero que la publicidad te ha convencido de que se trata de compartir e incluso los teléfonos y los refrigeradores te los venden aludiendo a esta importante acción.

Ya no existe intimidad en Internet gracias a las redes sociales y no lo digo porque nosotros mismos incluyamos toda nuestra información y fotos, sino porque tan sólo estar conectado te significa que éstas funcionarán como silenciosos espías que le contarán a todo el mundo lo que estás haciendo. Ya ni siquiera tienes que conectar tu cuenta con las páginas para que el portal de noticias muestre en tu perfil que has entrado a leer una noticia de farándula aunque sólo hayas estado haciendo “zapping” (si es que esto se puede aplicar a la navegación por Internet). Cualquier pequeña acción delatará que no estás trabajando o estudiando, sino que andas por ahí haciendo quién sabe qué cosa.

¿Y esas “noticias” sobre hashtags, campañas o vídeos virales? Cada un dos por tres un periodista demuestra todo lo que aprendió en sus años de estudios, reuniendo las valiosas opiniones de algunos cuantos desconocidos en una red social. Pero más aún nos debe importar lo que nuestros amigos están compartiendo, por eso todas las aplicaciones ya sean para teléfonos, computadoras o lavadoras deben traer notificaciones con sonido, ventanas emergentes, cuadros de diálogos, sms, globos y fuegos artificiales cada vez que un “amigo” (entiéndase: cualquier sujeto que has agregado como contacto) ha hecho una nueva publicación o lo que es mejor, cuando han interactuado contigo. Siempre debes estar atento a si alguien te ha hablado para que de inmediato respondas su mensaje ¡es que ya no se puede estar incomunicado!

Apps

Ya no tienes solamente el celular para que la gente te pueda llamar en cualquier momento estés donde estés, sino que te manden mensajes por los mil medios que ahora hay disponibles y pobre de ti si no contestas, porque algo debes tener en contra. Han creado tal necesidad, que si logras estar un momento desconectado del teléfono o la computadora, caes en una momentánea depresión al notar que nadie te ha mencionado ni publicado en tu muro, hieren tu orgullo y te empeñas en llamar la atención, ser el más popular de las redes sociales y es por ello que ya no puedes volver a separarte de ellas y bajas aplicaciones y programas que llevas siempre contigo para nunca más estar solo.

Así es como los teléfonos más modernos no guardan solamente el número teléfonico y el e-mail de alguien, sino que los puedes vincular con todas sus cuentas existentes y luego entre sus actualizaciones de Facebook, Twitter, Google+, Foursquare, Last.fm, Tumblr, Ask.fm o Formspring, LinkedIn y Messenger, logras encontrar el número de su celular, porque para ti es importante saber qué ha escrito al levantarse tu dentista.

Google

Pero dentro de todas estas redes sociales, la peor es la de Google, porque está convencido de que tú quieres “compartir” absolutamente todo lo que haces con tus “amigos” y puesto que han comprado la mitad de los mejores servicios de Internet además de los que han inventado, te dan la increíble oportunidad de mezclar todas estas páginas en una, en su nuevo hijo: Google+ /gúgul plas/ donde tus, otra vez, “amigos” sabrán qué lugar consultaste en Google Maps luego de escuchar aquella canción en YouTube, todos los +1 que has puesto en los blogs que has visitado, ya sean cientos, y los últimos posts escritos en tu blog. Pero lo mejor de todo es que se toma la molestia de agregar los contactos por ti, porque es evidente que los mismos amigos que tienes en Google+ los quieres tener en tu Gmail y viceversa, si has escrito un e-mail al fontanero ya lo tendrás agregado también en el resto de tus servicios de Google.

Por supuesto, lo más importante es que querrás hablar personalmente con tus “amigos”, así que si antes tenías a un selecto grupo de amigos agregados a tu Google Talk ¡ahora tendrás a cientos de amigos que quizá no conozcas! Y si has sincronizado con tu celular Android y quieres borrar allí algún contacto por no tener su número, sólo su e-mail ¡también se borrará de tu Gmail! ¿No es eso fantástico? Es porque no puedes separar los servicios, todo tiene que estar junto, razón por la que Google se encargará de instalar una pesada app en tu Android (pesada si tu celular tiene poca capacidad) sin siquiera avisarte y que no podrás eliminar, sólo para que puedas tener todos sus servicios Google mezclados. Y olvídate de tener un perfil distinto para Blogger, G+ y  YouTube, tienen que ser todos el mismo si alguna vez utilizaste el mismo e-mail.

Notificaciones

Otra cosa además es que tu egocentrismo necesita saber cómo la gente reacciona frente a ti y por ello se inventaron los Me Gusta, los corazoncitos, los +1, los reply y los favoritos y tú tienes que saber cada vez que a una persona le ha gustado algo que has “compartido”. Siendo insuficiente un mensajito en cada red social, es importante recibir un e-mail por cada acción, e-mail hasta por si alguien ha comentado algo luego de ti, si te han retwitteado, quién te ha agregado y quién te ha aceptado como amigo. Basta sólo con modificar las opciones de notificaciones en Facebook para saber la inmensa cantidad de e-mails que puedes recibir sólo porque un “amigo” ha movido un dedo pensando en ti o ha subido una foto de su almuerzo. El mundo necesita saber de ti y tú saber de ellos.

Pero sin duda lo que más odio son las notificaciones con sonido (y cualquier sonido que hagan las aplicaciones). Y tú, ¿qué es lo que más detestas de las redes sociales?

0 opiniones en “Cosas que odio de las cosas que creen que los usuarios queremos

  1. Wow! Tremenda columna! Concuerdo en muchas cosas contigo, pero lamentablemente me he envuelto en esta vorágine de "compartir" mi vida y a veces me ha jugado un poco en contra… en relación a eso lo que más detesto es que los niños de 12 a 17 años estén tan metidos en todo esto, y es por la profesión que tengo, ya que tengo que tener una especie de doble vida, porque los chiquillos no saben separar a la persona que les hace clases de aquella que vive su propia vida saliendo del colegio. Y en relación a la edad de los usuarios, me acuerdo que cuando era más chica, todos los vecinitos salían a lucir sus regalos de navidad pasadas las 12 (llámese pelotas, autos y bicis), y en la actualidad no ves a nadie a esa hora! Porque la mayoría de los niños piden tablets o teléfonos "inteligentes" que sus padres corren a comprarles.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *